miércoles, 17 de enero de 2018

Visita del Caudillo a Canarias

Esta serie es sin lugar a dudas la más emblemática del periodo de lo que se denomina en Coleccionismo Filatélico "Segundo Centenario 1950-1975" y es al mismo tiempo también la más conflictiva. Su origen, posterior confección y puesta en circulación, fueron desde un principio una sucesión de desatinos, improvisación y falta de rigor. Poner en circulación una emisión local en 1950 ¿Tenia justificación?. En lo que concierne a la sobretasa de la Habilitación de los sellos, solo el valor de 1 Peseta justificaba la sobretasa de 10 Céntimos (1) para conseguir ajustarlo a la tarifa de la época, 1,10 Pesetas era el porte exacto de una carta aérea de Canarias a la Península. Cuando en 1951 sé amplia la tirada y parte de ella se pone a la venta en las oficinas de Correos de Madrid, dicha sobretasa no era necesaria en ningún valor. Si lo que se pretendía por parte de los promotores de toda esta historia, era conmemorar el viaje del Jefe del Estado a las Islas Canarias y África, este objetivo se podía haber conseguido perfectamente, confeccionando diversos Matasellos Conmemorativos alusivos a tal efeméride.

Si lo expuesto anteriormente ya cuesta de entender y encontrarle justificación por parte del coleccionista, aun se entiende menos el tratamiento que sé ha dado en los catálogos a esta emisión. Se catalogó desde el primer momento como: "emisión conmemorativa" de uso general en todo el territorio español (2), cuando en realidad se trata de una Emisión Local, reminiscencia de las llamadas "Emisiones locales Patrióticas". Especulativa, como habían sido todas ellas. Pero fue en 1966 cuando el nuevo Catálogo Unificado Edifil, convirtió por arte de magia, esta emisión en dos diferenciadas, dotándolas a cada una de ellas de numeración propia. La primera tirada de 1950 se cataloga con los números 1083 y 1083A-1083B, en cuanto a la segunda tirada de 1951, se catalogó con los números 1088-1089 y 1090. Se estaba gestando y promocionando artificialmente la creación de una rareza filatélica ¡Una gran pieza! del periodo del 2º Centenario. Si bien es cierto que fué el catálogo Unificado Edifil, el primero en poner "manos a la obra" para conseguir tal objetivo, no tardaron mucho en seguir sus pasos el resto de editores de catálogos, dándose en la actualidad casos curiosos sobre esta emisión que rayan lo grotesco. Un catálogo incluso cataloga unas pruebas de diferentes colorines: Amarillo , azul, verde, etc. de la habilitación del sello de 25 Pesetas (Edifil núm. 1088) sin que ello provoque estupor, ni le importe a nadie. Quizás la poca difusión de dicho catálogo entre los coleccionistas y el comercio filatélico, hace que tal hecho no pase de ser una simple anécdota, y motivo de comentarios jocosos.





Hurgar en lo que ya no tiene remedio, es una perdida de tiempo. Es un hecho incuestionable la catalogación de esta emisión, y no va a cambiar. Dicha catalogación es aceptada de buen grado por el comercio filatélico, el cual está interesado en mantener las cosas, tal cual. Lo mismo se puede decir de cierto tipo de coleccionistas (coleccionista-inversor y el obsesinado en coleccionar, solo sobre la base de la numeración del catálogo). Dicho todo esto, lo que sí es conveniente y necesario es clarificar, que sellos pertenecen a la primera tirada y cuales a la segunda, sobre todo en lo que concierne a los valores del 50 Céntimos y el Una Peseta (el 25 Ptas. es otra cuestión). No es esta una afirmación peregrina y sin importancia, la cotización que les otorga el catálogo actualmente obliga a ello. Hay una gran diferencia de precio entre los sellos números 1083A-1083B y 1088-1089, el que no se diera importancia a esta cuestión antes de 1966, tiene su explicación que se puede resumir de la siguiente forma: En el catálogo Especializado Galvez de 1960, a los núm. 1083A-1083B les daba una cotización de 30 Ptas. y 13,50 Ptas. para los 1088-1089, aunque era dinero en su momento, tampoco era una exageración si lo comparamos con las 32,50 Ptas. precio de cotización de la serie del Año Mariano (Edifil 1132-1141) del mismo catálogo y año.

Antes de empezar a describir las diferencias entre ambas tiradas conviene aclarar algunos puntos y conceptos. Primero.- Las diferencias del color del sello de ambas tiradas son inapreciables. Segundo.- El color de la tinta empleada en la habilitación es prácticamente el mismo, aunque visualmente la primera tirada da un tono azul algo mas claro, esta diferencia se mantiene incluso bajo la lámpara Wood. Tercero.- Para apreciar bien los detalles de la habilitación es necesario una lupa de 8 aumentos como mínimo y tener el ojo acostumbrado a apreciar ciertos detalles.


Primera Tirada

23 octubre 1950, Sellos de la emisión de 1948 núms. 1029 y 1032 con habilitación tipográfica. Color de la habilitación azul, no se conocen variedades ni errores.














Segunda Tirada

22 febrero 1951, Sellos de la emisión de 1948 núms. 1029 y 1032 con habilitación tipográfica. Color de la habilitación azul algo mas oscuro que en la primera tirada.
Existen variedades.















 Defecto de clisé (A rota)                                                     Variedad de clisé






Expuestos los datos sobre esta emisión, que cada cual saque sus propias conclusiones. Quedando al libre arbitrio del coleccionista la conveniencia o no de coleccionarla y la forma de hacerlo.

Documento extraido del gran blog : http://www.acif.org.es
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

EnglishAlemánFrancésEspañolItalianoNetherlandsRusoPortuguésChino SimplificadoJaponés
CoreanoÁrabe

Entradas populares

Blogs Filatélicos

Federaciones y Asociaciones