domingo, 25 de agosto de 2019

De Filatelia Temática: Una Nota Personal por Marcela Díaz Cabal. II Parte

¿Qué tipo de discurso emplearemos al desarrollar nuestro plan? La elección de una modalidad discursiva--la narración, la descripción, la exposición o la argumentación-- dependerá del tema.  Por ejemplo, si elegimos un tema histórico lo más probable es que predomine el discurso narrativo. Si se elige hablar sobre perros, ranas, ballenas o aves, predominará el descriptivo. Si tratamos problemas sociales estos exigirán el discurso expositivo. Pero, dependiendo del ángulo desde el cual se plantee el tema, puede que haya que argumentar.


Preciosa colección sobre la vida de un león contada... por el león a su hijo. En esta hoja se sigue el discurso narrativo.


De todas las modalidades discursivas, la más compleja es, sin duda, la argumentación. Hemos de plantearnos una tesis y defenderla con argumentos sólidos, relevantes, convincentes. Esa modalidad fue la que elegí para mi  colección cervantina porque no se puede narrar una historia del Quijote solo con elementos postales; sería absurdo por la magnitud de una obra literaria tan portentosa y porque jamás podrá la imagen sustituir a la palabra. Apenas podemos aproximarnos a su influencia universal justificándola con "argumentos" filatélicos.


También la disciplina y la voluntad de aprender contribuyen a que ascendamos de acumuladores a filatelistas. En mi caso, siempre supe que no tenía el mismo tiempo que mis compañeros por algo tan evidente como el calendario y por lo tanto, me tocaba apresurarme. Eso me hizo poner mucha atención a las críticas y a las recomendaciones tanto del jurado como a las de los compañeros que sabían  más.  Naturalmente, luego de reflexionar sobre ello,  la decisión tenía que tomarla yo. Reconozco que no siempre he estado/ estoy de acuerdo con lo que otros dicen de mi colección, pero siempre presto atención a las críticas porque creo en la voz de la experiencia. Aún hoy lo sigo haciendo y se lo  recomiendo a los noveles: escuchen  la crítica constructiva  como también instrúyanse en el reglamento con que seremos evaluados. O dicho de otro modo: apréndanse "las reglas del juego". 


Una importante, casi imprescindible herramienta para el filatelista actual es la Internet. Las páginas web, las bitácoras, las tiendas virtuales que venden tanto los sellos como la parafernalia necesaria, se han convertido en nuestros mejores aliados. Sin ellos, hoy sería complicadísimo montar un "exhibit". Así mismo, los amigos que hacemos en el camino, aún los que no son filatelistas, pero conocen nuestra afición, ayudan con una pista, un dato, una traducción, la localización de una pieza, etc. 


Un aspecto igualmente valioso es observar y estudiar otras colecciones, especialmente aquellas que han ganado buenas evaluaciones. No siempre podemos viajar a las exposiciones nacionales o internacionales, pero aquellos sitios en Internet donde "cuelgan" variadas colecciones, cumplen ese papel docente. Como  hacen también docencia los jurados y los especialistas. 


Desde el punto de vista del diseño de las hojas, aunque no soy ninguna experta en tecnología, hasta el momento me he podido defender bastante bien con Word. A mi hijo,

arquitecto de profesión, le debo un valioso consejo que me ha servido muchísimo en cuanto a la parte estética del asunto y que comparto gustosa: mantener siempre un marco visual imaginario, alrededor de las hojas, procurando no llevar las piezas hasta el borde de la hoja porque eso afea la composición.

Hoja a modo de ejemplo que nos sirve para señalar esas líneas imaginarias que menciono y que ayudan a distribuir con efecto estético las piezas en una hoja.

Y tampoco colocarlas de cualquier manera, sino equilibrándolas por medio de líneas rectas imaginarias ya sea considerando para ello el borde superior o el inferior de las mismas.  


Quien haya visto mi colección se habrá dado cuenta que el tema cervantino tiene sus ventajas y sus desventajas. Una ventaja importante es que no es usual en la filatelia temática. Se supone que me beneficia  en innovación y originalidad.  Otra ventaja es que se trata de un tema que conozco bastante bien.  Sumamos en conocimiento. Pero, y este "pero" implica un gran reto, también tiene sus desventajas. La principal: al tratarse de una obra literaria no existe la variedad de piezas que tienen otros temas más conocidos o frecuentes. Restamos en rareza... aunque no siempre. 


Por otro lado, hay una gran desventaja en un ámbito más amplio, más general: La situación tan distinta que vive la filatelia hispanoamericana de la europea. Ese es otro gran escollo por superar. No es igual  para un filatelista eurocentrista, por ejemplo, que en un mercado como el europeo, puede elegir, con dinero, lo que se le acomode, a la situación de un coleccionista hispanoamericano  que sufre carencias incontables por razones que van desde las dificultades para conseguir la materia prima hasta la "poca profundidad" de su bolsillo. 


Además, hemos de reconocer que la joven América (me refiero a la hispana) no tiene una tradición filatélica como Europa. Con excepción de unos pocos países, en la mayoría apenas si se practica. Incluso una grandísima cantidad de personas desconocen qué significa filatelia ni a qué nos dedicamos. Las nuevas generaciones es probable que  ni siquiera hayan escrito o recibido una carta en toda su vida. 


No es fácil, para nada fácil, abrirse camino en la filatelia en esta época. No solo por la inmediatez que supone hoy la comunicación gracias a la Internet y que relega las cartas a un plano bastante alejado de nuestro quehacer cotidiano,  sino porque nuestro pasatiempo se ha convertido en una afición cara. Demasiada cara. Es la verdad. Las modalidades tradicional e historia postal ya están acaparadas por unos cuantos filatelistas y son de un valor económico demasiado elevado. Para los jóvenes que se incorporan hoy a la filatelia, las mejores oportunidades se encuentran en las modalidades temática, abierta y moderna. Sin embargo, a pesar de que los temáticos continuamos siendo una especie de cenicientas dentro de la filatelia, somos optimistas; nos alegra cada nuevo miembro que se incorpora a nuestros clubes, tratamos de ayudarnos mutuamente y esperamos  ilusionados qué nos trae el futuro para nuestra hermosa afición. 

Artículo ©Marcela Díaz Cabal
Share:

sábado, 24 de agosto de 2019

De Filatelia Temática: Una Nota Personal por Marcela Díaz Cabal. I Parte

Con estas remembranzas enfocadas en lo que más conozco--la trayectoria de mi propia colección a lo largo de un poco más de un quinquenio--intento compartir mis experiencias con aquellos que se inician en este hermoso, aunque no siempre fácil pasatiempo que llamamos filatelia, con el deseo de orientarlos, allanarles el camino, o simplemente decirles: ¡ánimo!¡sí se puede!


                                    Plan colección temática “Cervantes y El Quijote: Transcendencia y Universalidad.
Una aproximación a través de la imagen y la palabra



Cuatro años atrás, en Ecuador, ante la primera exposición de mi colección Cervantes y El Quijote: Trascendencia y Universalidad. Una aproximación a través de la imagen y la palabra, una persona me preguntó  cuáles creía yo que eran mis fortalezas y mis debilidades en cuanto a mi colección. Recuerdo que me sorprendió mucho la pregunta por inesperada y por unos segundos me quedé en suspenso tratando de pensar una respuesta cónsona con la pregunta y con quien la hacía.  Luego la respondí lo mejor que pude. Como fortaleza mencioné el orgullo que me producía lo que había logrado en tan poco tiempo y como debilidad, el que me habría gustado tener más piezas importantes y variadas. 

Si hoy me hicieran esa misma pregunta, estaría en  mejor posición de contestarla.  Los 4 años que han transcurrido desde la EXPOAFE 150 años de Quito, Ecuador, me han servido no solo para mejorar mi colección, sino también para aprender y adquirir mayor confianza como filatelista. En el 2015 yo era una neófita. Había montado una colección de 5 marcos  en apenas 2 años aprendiendo sobre la marcha lo que significaba la filatelia temática. En el 2018, con nuevas piezas y un nuevo montaje, los mismos 5 marcos me permitieron avanzar a un Vermeil Grande en la EXPO continental de Chile y a un Oro en la EXFILNA de Sevilla. Hoy, aunque consciente del largo camino que todavía me espera para los 8 marcos, ya no soy tan novata. Puedo explicar con mayor seguridad mis fortalezas y debilidades, pero también justificar mejor mis elecciones, no siempre del agrado de un jurado con sus propios gustos e ideas, además del conocimiento de las reglas. A los que hoy son "pichones" filatelistas les puedo asegurar que la afición vale la pena, que en el trayecto sumamos conocimientos y experiencias, y que aunque nos parezca que no, aprendemos y maduramos.  

Una fortaleza importante es la facilidad para elaborar un plan que sea lógico, coherente y equilibrado, así como saber redactar y sintetizar textos temáticos. Me da un cierto alivio tener esa seguridad,  sobre todo, cuando veo a tanta gente que no se atreve a montar una colección temática, no por falta de piezas, sino por lo difícil que les parece redactar un plan. Claro que esto no es espontáneo; a decir verdad, se lo debo a mi profesión,  a mi experiencia enseñando la lengua, a la afición por la lectura y al hecho de que antes de que apareciese la tecnología, no nos quedaba más remedio que recurrir al género epistolar para comunicarnos con nuestros seres queridos, especialmente si estábamos lejos de ellos. 

Como profesora de español a nivel universitario no solo he tenido que elaborar trabajos académicos, sino que también los he dirigido y puedo asegurarles que la filatelia temática se parece mucho a un trabajo de esta índole. Por lo tanto debemos perderle el miedo al plan pues en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que redactar una monografía, un trabajo de graduación, una tesis de maestría o una de doctorado. Y todos ellos exigen un plan científico, lógico, completo y equilibrado, como nos lo recuerda el entrañable Maestro, Paco Gilabert (q.e.p.d.)
Hay que elaborar ese plan que nos permita iniciar el camino... aunque nada impide que lo perfeccionemos sobre la marcha. 

Tenemos que leer, investigar, dominar el tema y plantearnos desde qué perspectiva lo vamos a desarrollar, así como cuál modalidad discursiva nos viene mejor. Por supuesto, también es preferible saber de antemano si contaremos con suficiente material para la temática elegida. Nada más desalentador que luego de tener nuestro plan bien estructurado nos percatemos de que el material es insuficiente. 

Artículo ©Marcela Díaz Cabal




Share:
EnglishAlemánFrancésEspañolItalianoNetherlandsRusoPortuguésChino SimplificadoJaponés
CoreanoÁrabe

Entradas populares

Síguenos en Facebook

Blogs Filatélicos

Federaciones y Asociaciones

Seguidores